Belshazzar

No hay mas Ley que el Destino
y Belshazzar es su Magistrado.

El Destino es Inevitable

Símbolo Divino: Un engranaje dorado atravesado por una llave de plata
Alineamiento: Legal Neutral
Dominios: Artífice, Comunidad, Conocimiento, Ley, Protección.
Títulos: El Juez Implacable, el más Alto Magistrado, el Justo Rector.

Aunque nacido como Envilecido de un fruto envenenado tiene un alto sentido de justicia, y su severidad es legendaria. Se dice que viendo el nacimiento de sus hermanos y la confusión que trajeron, vagó por el universo en busca de respuestas. Finalmente y casi destruido llegó a los abandonados Engranajes del Destino, maquinaria construida por algún Antiguo ya olvidado, que al parecer va dándole forma al tiempo-espacio, procesando almas y transformándolas en seres de determinación increíble.

Ahí aprendió que el Destino es Inevitable, que el control asegura el manejo de las posibilidades y así se puede alcanzar el Orden Absoluto, cuando la maquinaria de la realidad funcione perfectamente. Entonces él mismo se introdujo en los engranajes y su cuerpo fue procesado y depurado, emergiendo con un nuevo cuerpo glorioso de metálica simetría y axiomática perfección. Tomo las llaves de los Engranajes como Cetro de Poder y Maza de Castigo y se sentó en el trono al centro del Empíreo desde donde comanda sus Inevitables para que den sentido a un mundo en caos que se reúsa a aceptar ese primer principio de verdad: No hay más ley que el Destino.

Sus adoradores se extienden por todos el mundo, tratando de poner orden en un mundo que ven sumido en el caos. Su iglesia, conocida como la Magistratura tiene una jerarquía muy compleja y una burocracia muy ordenada, donde el puesto más alto lo ocupa él mismo. La Magistratura trabaja constantemente al lado de los gobiernos locales en promover la justicia y extender la jerarquía, a veces sin importar los medios, pero siempre sin perder su rumbo.

Belshazzar

Enki JuanPablo